Luis Revenga Abogados
Equipo humano altamente especializado. Leer más
Filosofía
Satisfacemos las necesidades e inquietudes de nuestros clientes. Leer más
Servicios a empresas
Derecho mercantil, de sociedades, inmobiliario, laboral... Leer más
Servicios a particulares
Derecho de familia y sucesiones, civil, penal, laboral... Leer más
Valores
Confianza, compromiso, lealtad, profesionalidad... Leer más
Contacte con nosotros para cualquier consulta
El Despacho de Luis Revenga y Abogados se encuentra situado en el centro de Santander. Leer más

Participaciones preferentes

La Directiva 209/111/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de Septiembre de 2009 califica las participaciones preferentes como instrumento de capital híbrido
Son valores complejos, de rentabilidad no asegurada, de difícil comprensión emitidos por una sociedad que no dan participación en su capital ni derecho de voto ni de suscripción preferente y de alto riesgo, pues pueden llevar a la pérdida de todo el capital invertido.
Una vez se quiere recuperar la inversión hay que ponerlas en venta en un mercado secundario. Esto significa que su valor está sometido a cotización, por lo que cuando se quiera recuperar el capital se puede haber perdido una parte considerable.
En muchos casos se ha procedido a su venta a clientes minoristas no aptos para contratar el producto por carecer de cultura financiera y no haber efectuado nunca inversiones de riesgo, bajo la apariencia de que eran un plazo fijo o un producto que no tenía riesgo de ningún tipo y sí una gran rentabilidad.
Si este ha sido su caso, los Juzgados y Tribunales están declarando la nulidad del contrato condenando a las entidades financieras a devolver la cantidad “ invertida “ , menos los intereses que se han ido abonando , y más el interés legal desde que se contrató el producto. También la del canje forzoso efectuado por diversas entidades por imposición del FROB.

Obligaciones subordinadas

Al igual que las participaciones preferentes las obligaciones subordinadas son productos tóxicos de renta fija a largo plazo.
Suelen contar con una elevada rentabilidad, aunque también con un alto riesgo y una baja liquidez.
Sólo están garantizados por el banco emisor, y además es deuda de peor calidad que los bonos o pagarés.
Es un producto con una fecha de emisión y una fecha de cierre determinadas que cotiza en un mercado secundario. Esto significa que, si se quiere recuperar antes de que acabe el plazo hay que venderlo en este mercado, con la consiguiente pérdida de capital, capital que no está garantizado en caso de cancelación anticipada, o lo que es lo mismo, tiene baja liquidez.
Existe un riesgo vinculado directamente a la solvencia de la entidad ya que no están cubiertas por el Fondo de Garantía de Depósitos y es deuda de peor calidad que bonos ordinarios o pagarés, por lo que en caso de quiebra de la entidad, los tenedores de subordinadas estarían por detrás de éstos en el orden de prelación, cobrando primero los titulares de cuentas y depósitos, bonos, pagarés y deuda ordinaria en general, y si queda algo cobrarían los tenedores de obligaciones subordinadas.
Los Juzgados y Tribunales están dando la misma respuesta a los afectos por la contratación de este producto que a los que adquirieron participaciones preferentes.

La Mediación

En el ámbito del Derecho, se considera que tanto la mediación como la conciliación jurídica son métodos de resolución alternativa de conflictos, evitan y descongestionan los medios más tradicionales y usados hasta la fecha.
La mediación se basa en la democracia, la paz social, el diálogo, el respeto, y el consenso para la convivencia.
El mediador se rige por el principio de neutralidad, buscando un acuerdo consensuado y aceptado por las partes, que son siempre las protagonistas del proceso.
El acuerdo logrado en un proceso de mediación no es vinculante jurídicamente para las partes (es decir, si las partes lo incumplen, no tienen consecuencias judiciales).
Es un método más económico, ágil y eficaz puesto que el acuerdo de mediación es un éxito de las partes en conflicto, al alcanzarse por ellas.
La confidencialidad está totalmente garantizada a lo largo del procedimiento.
Es un método empleado especialmente para resolver conflictos familiares, educativos, vecinales, y sanitarios principalmente, pero prácticamente todas las controversias que puedan surgir entre dos o más personas son mediables.

Las cláusulas suelo

La cláusula del suelo en la hipoteca se ha convertido en uno de los caballos de batalla para multitud de personas en España, que no han visto reflejado en el recibo un beneficio directo por las bajadas del valor del Euribor (que es el tipo de referencia que se aplica en la mayoría de las hipotecas que se firman en España y que desde el mes de Noviembre de 2011 ha descendido de forma continuada hasta registrar mínimos históricos.)
Se trata de una cláusula que establece un mínimo a pagar en las cuotas de la hipoteca aunque los intereses ordinarios que se han acordado con la entidad financiera sean inferiores.
La mayoría de hipotecas que se suscriben en España tienen un tipo de interés que se fija en función de un tipo de referencia, sobre todo se aplica el valor del Euribor, aunque también existen otros como el IRS (Interest Rate Swap) o el IRPH (Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios), más un diferencial que varía en función de la entidad.
Se denomina suelo de la hipoteca a aquel que fija un porcentaje mínimo aunque el interés surgido de la suma del Euribor y el diferencial sea inferior.
La inclusión de este tipo de cláusula en la Escritura no es por sí misma contraria a la ley, según está establecido el Banco de España y la Ley Hipotecaria. Sin embargo, sí lo es por su carácter abusivo y si la entidad financiera con la que se suscribe el préstamo no informan de su incorporación al documento que se firma.

Protección de datos

Diariamente se manejan millones de datos de carácter personal.
El nombre, los apellidos, la fecha de nacimiento, la dirección postal o de correo electrónico, el número de teléfono, el DNI, la matrícula del coche, etc. son alguno de los que habitualmente se facilitan.
Todos los datos que se facilitan pueden ser recogidos en ficheros que dependen de las administraciones públicas, de empresas y organizaciones privadas que los utilizan para desarrollar su actividad.
El derecho fundamental a la protección de datos es la capacidad que tiene el ciudadano para disponer y decidir sobre todas las informaciones que se refieran a él. Es un derecho reconocido en la Constitución Española y el Derecho Europeo y protegido por la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD).
Para evitar cualquier tipo de intromisión o de uso indebido de nuestros datos deben conocerse tanto los derechos que tenemos como el mecanismo para articular la defensa y respeto de los mismos.
Gabinete de Mediación